Si estas buscando cenas saludables, pero fáciles y ricas al mismo tiempo, hoy en el blog del Centro Comercial Biosfera te damos las claves para mantener tu línea con algunas recetas.

  1. Aguacate relleno

Vacía medio aguacate, pica la carne y mézclala con otros ingredientes que te gusten (por ejemplo tomate, pimientos de piquillo picados, manzana, perejil fresco, cilantro fresco, cebolla de primavera, ajetes tiernos, maíz dulce, zanahoria rallada…) y sírvetelo en la cáscara del aguacate, que hace las veces de bol. Aunque parezca poco, ¡medio aguacate de buen tamaño llena mucho!

2. Espaguetis de calabacín

Los espeguetis de calabacín los pueden encontrar ya hechos en algunos supermercados pero también existen máquinas para hacerlos.

En una sartén por unas gotas de aceite de oliva y el ajo cortado en láminas finas. Cuando los ajos estén dorados, añade gambones y un chorro de vino blanco o cerveza, sal y pimiento al gusto y cocina hasta que estén añadidos. Añade la salsa de tomate ya frita y cuando se integre con la mezcla, añade los espaguetis de calabacín recién sacados de la vaporera. ¡Listos!

3. Cremas

Para una cena ligera, cualquier crema de verduras y hortalizas nos servirá. Podemos añadir además unos frutos secos crujientes por encima y media tacita de mijo, espelta u otro cereal que tengamos ya cocido. Si no, puedes poner un buen puñado de copos de avena en la crema mientras está caliente, y espolvorear con levadura de cerveza.

4. Revuelto de espárragos y champiñones

Saltea unos espárragos trigueros hervidos (también lo puedes hacer con los espárragos crudos si te gustan al dente) junto con champiñones, y añade un huevo batido y revuelve. Una receta completa, saciante y diurética.

5. Pizza

Puedes hacer una base de pizza individual con harina integral y no saturar la pizza de ingredientes, prefiriendo siempre aquellos que van a quedar mucho mejor asados: lonchitas finas de calabacín, rodajitas de tomate, corazones de alcachofa, almendras crudas, espárragos trigueros, champiñones laminados, etc. No hagas la masa muy gruesa, si te sobra puedes guardarla en la nevera para otro momento.