Uno de los mayores atractivos de la isla de Lanzarote han sido, son y serán sus increíbles playas. De arena clara o negra, nuestro pequeño paraíso alberga una gran variedad de playas donde querer perderse. Hoy te hacemos una pequeña selección de las que no puedes perderte si vienes a visitarnos o incluso si resides en la isla, pero estamos seguros de que podríamos hacer una lista interminable de rincones que descubrir

Playa de Papagayo

En el sur de la isla de Lanzarote, en un entorno virgen y protegido al amparo del Parque Natural de los Ajaches, se encuentra esta playa salvaje. Una de las joyas más aclamadas por el turismo durante todo el año. Recientemente se convirtió en la gran ganadora de la votación de la Mejor Playa de España de 2019 que cada verano lanzamos en Condé Nast Traveler España.

Famara

La playa más larga de la isla, ideal para los amantes del surf. Sus seis kilómetros de majestuosidad aparecen cobijados por el Risco de Famara, lo que la convierten en un paraje inigualable digno de admirar.

Caletón Blanco

El pequeño pueblo de Órzola, al norte de la isla, posee una colección de acogedoras calasl, un atractivo natural que entre las que destaca el Caletón Blanco, nombre perfecto por la característica arena del lugar, blanca y limpia como pocas. Sus aguas turquesas, su tranquilidad y la calidad de la arena natural la convierten en un must-have de tu visita a Lanzarote.

Playa de Montaña Bermeja

Apenas transitada, este rincón conforma un excelente mirador del litoral volcánico. Aquí se aprecian las cenizas negras en contraste con el azul marino del mar y los bloques rosáceos que bordean la orilla. Sin lugar a dudas, un paraje absolutamente mágico.

Estas son nuestras recomendaciones. ¿Qué otras playas añadirías tú a este post? ¡Te leemos en los comentarios!