El pasado 15 de Septiembre se celebró la fiesta con mayor popularidad de la Isla y del archipiélago canario en honor a La Virgen de los Dolores, conocida como Virgen de los Volcanes en agradecimiento al milagro de detener el manto de lava que amenazante se cernía sobre los pueblos de Mancha Blanca y Tinajo.

Mancha Blanca se convirtió en el centro de peregrinos vestidos con los trajes típicos que llegan desde varios rincones de Lanzarote con carros tirados por burros, acompañados de productos gastronómicos y de instrumentos tradicionales, entremezclándose con cantares populares para dinamizar la jornada hasta llegar a Tinajo y luego a Mancha Blanca en procesión de la Virgen donde a las puertas de la ermita recibía a romeros y romeras para rendirle tributo.