fbpx
Seleccionar página

Se amplía el tiempo que debemos permanecer en casa, ¿qué mejor que aprovecharlo para sacar el máximo partido a nuestra belleza natural?

 

Te traemos Cuidados de belleza fáciles para hacer en casa y para los que no podrás poner excusas baratas para no cumplir.

 

 

3 Trucos para cuidar el cabello en casa:

1.- Mascarilla casera para tratar el pelo débil a base de yema de huevo y aceite de oliva: Es una de las más conocidas y famosas entre los truquitos de belleza caseros.

>> Mezcla dos yemas de huevo con dos cucharadas de aceite de oliva y una taza de agua; mezclar hasta formar una masa de color uniforme. 

>> Aplícala sobre el pelo seco y déjala actuar durante al menos media hora. 

>> Los resultados serán más que evidentes. Repite el cuidado tantas veces como quieras.

 

2.- Mascarilla casera de tomate y harina de maíz para tratar el pelo fino: Esta mezcla natural aportará suavidad a tu melena. 

>> Machaca sin piedad un tomate bien maduro, pero fresco y mezcla con dos cucharadas de harina de maíz. Estará lista cuando quede todo homogéneo y con una textura consistente. 

>> Aplicar sobre el cabello húmedo durante 30 minutos.  

>> Aclara bien con agua y lavar con el champú habitual. No apliques ni mascarilla ni acondicionador. 

 

3.- Mascarilla case a base de aguacate y aceite de almendras para poner orden en el pelo encrespado y seco: hipernecesario para cabellos que sufren del efecto afro sin control .

>> Mezcla una yema de huevo, una cucharada de aceite de almendras y un aguacate maduro (cuando están en ese punto ideal para machacar)

>> Aplícalo en el cabello seco durante unos 15 minutos. Transcurrido este tiempo, lávalo con agua tibia y usa champú especial para pelo encrespado para un resultado espectacular. 

>> Notarás la hidratación al instante y las puntas más cerradas y el encrespamiento controlado. 

 

 

3 Secretos para un cuidado facial completo en casa:

1.- Desmaquíllate siempre. ¡Siempre!

Que no te hayas puesto base, rimmel o colorete, no te exime de cumplir la máxima del cuidado facial: desmaquillarse. 

A lo largo del día la polución, la contaminación lumínica, el tocarnos la cara constantemente viniendo las manos de gel hidroalcohóilco o vete tú a saber de dónde requiere de una limpieza obligatoria para reestructurar y calmar la piel. 

Aunque te hayas quedado sin desmaquillante, ¡no tienes excusas! El aceite de oliva es un sustituto perfecto y natural para tu agua micelar o crea para retirar el maquillaje. 

Tan sólo tendrás que untar un poco en una toallita de algodón y retirar la máscara de pestañas o crema facial puesta por la mañana. Además de eliminar los restos de maquillaje, aportará una hidratación extra. 

 

2.- Ten todo organizado en un único espacio (caja, estantería, cajón) para que el momento fluya y no te provoque ansiedad o pereza. Si acompañas el momento con música relajante y lo haces previo paso a acostarte, será un ritual maravilloso para entrar en un estado de relax catatónico. 

Y si además terminas con un bol con agua templada, unas gotas de lavanda e impregnando la toallita de algodón para terminar, no llegarás despierta a cama. Eso sí, llegarás divina aunque sea al pasillo.

 

3.- Hay multitud de variedades de exfoliantes en el mercado, peo ¿sabías que un altísimo porcentaje de ellos está formulado casi en su totalidad a base de micropásticos? Pues si. Nosotros que somos muy ecofriendly, te traemos una opción casera fabulosa, natural y sin miedo a contaminar ni los océanos, ni las montañas: exfoliante de azúcar fino y aceite de oliva. 

Prepara una pasta con dos cucharadas de azúcar fino y una de aceite de oliva. Humedece la cara y masajea suavemente el cutis con el ungüento. Retíralo usando agua tibia y remata el cuidado con tu sérum habitual. El resultado será maravilloso. 

 

Tú eres lo más importante en tu vida, no te olvides. 

Si tú estás bien, todo está bien.