Para muchos este curso que empieza lo van a recordar durante toda su vida ya que este año se van de Erasmus. Para ponerles las cosas más fáciles hemos redactado estos 6 consejos que creemos que te servirán de ayuda si estás a punto de embarcarte en esta experiencia inolvidable:

1. Cuanto antes compres los vuelos, más baratos serán y antes asimilarás la fecha del comienzo de tu aventura. No retrases lo inevitable porque ¡a veces te puede salir muy caro! Y te aseguradnos que nunca serás tan ahorrador como en tu Erasmus.

2. En caso de que no tengas roaming en el móvil, lleva una libreta con datos importantes. Nunca está de mása. Si debes coger un tren desde el aeropuerto a tu ciudad de destino, no hay nada más útil que tener a mano cuánto te va a costar el billete, a qué horas hay salidas de tu tren, cuántos trasbordos debes hacer y en qué paradas, qué debes decir para comprar el billete (en caso de que no domines el idioma), etc. Te ahorrará mucho tiempo y más de un malentendido.

3. Lleva dinero en efectivo suficiente. Y si es de sobra, mejor. No hay peor sensación que llevar una semana en tu “nuevo hogar” y ver cómo se va agotando tu capital y que tu nueva tarjeta de crédito/débito, que debería haber llegado hace días, no aparece. Todo un drama. Y te aseguramos que sacar dinero de tu banco español, en la mayoría de los casos, no es barato.

4. No siempre es buena idea irse de Erasmus con amigos. La esencia del Erasmus ha sido, es y será, conocer gente nueva de todas partes del mundo. Si bien en tu ciudad de origen mantenías una relación extraordinaria de lealtad incondicional con algunos de tus amigos, no te engañes pensando que en tu Erasmus mantendréis esa misma amistad. Y es que, a veces, el roce NO hace el cariño.

5. No digas que no a nada (o casi nada). No dejes de hacer cosas por pereza. Los planes más insignificantes, las fiestas que empiezan con un “vamos a tomar algo” y los viajes improvisados son las cosas que más extrañarás de tu Erasmus y si las rechazas, con el tiempo te arrepentirás. Lo importante es sumar experiencias y compartir buenos momentos.

6. Te guste o no, el Erasmus se acaba. Parece tan obvio y a la vez tan lejano, que no aprecias que cada día como deberías. Disfruta de cada momento, de cada conversación, de cada cerveza con amigos, de cada nueva amistad… Porque cuando te quieras dar cuenta, te encontrarás en una estación de tren llorando desconsoladamente mientras te despides de la que, durante un año, ha sido tu familia Erasmus.

Nuestro principal consejo es que te empapes de la gente, de la cultura y de la experiencia. Como dicen los Erasmus: Erasmus is not one year in your life, but your life in one year.