fbpx
Seleccionar página

César Manrique creó una obra de arte natural única, a su imagen y semejanza. Con ella comenzó la transformación estética de una isla que se dejó vestir por las manos del artista. Lanzarote.

Jameos del Agua es la primera obra pública de César Manrique. Lanzarote, 1966.

En su origen, los Jameos del Agua era una tubo volcánico por el que corrió lava del volcán de la Corona , semi desplomado y abandonado a su suerte y paso del tiempo. Gracias a la visión que tenía del turismo José Ramírez, Presidente del Cabildo y la creatividad infinita del artista, nació esta obra.

El simple tubo volcánico se convirtió en una de las mayores obras con una idiosincrasia geológica sin igual incapaz de ser replicada en ninguna otra parte del mundo.

La capacidad creativa de fusionar arte con un entorno basáltico donde el sosiego y paz te atrapan,  lo convierten en un espacio donde el hombre y la naturaleza son uno.

 

Los Jameos del Agua se dividen en diferentes espacios:

· Jameo Chico: es la primera zona que se ve al entrar y donde unos grandes y frondosos helechos te hacen entrar en un estado de éxtasis inmediato. 

· Lago donde la pleamar y bajamar mece a una especie endémica de cangrejos albinos ciegos (Munidopsis Polimorpha). 

· Jameo Grande: un espacio abierto al cielo donde el blando de las paredes y piscina de agua turquesa te hará creer estar en un oasis. 

· Jameo de la Cazuela: se trata de un Auditorio con unas características geológicas y condiciones acústicas que lo convierten único en el mundo. 

· Casa de los Volcanes: desde la piscina se accede por una escalera helicoidal al centro expositivo y didáctico de vulcanología. 

· Restaurante: desde el que se contempla la obra plástica en todo su esplendor.

 

No te imaginas la experiencia que supone visitar Jameos del Agua y adentrarte en lo más profundo de la creatividad artística de un genio que fue capaz de unir lava, mar y hombre en un espacio único.

Recorrer la carretera en busca del tubo volcánico y sólo ver una escultura en hierro forjado con el nombre del lugar, será una premonición de lo sorprendente que te encontrarás dentro. 

Hasta que no acercas la nariz a la entrada, no te imaginas qué es con lo que te vas a encontrar. Traspasarás a un mundo subterráneo que atrapa, refresca y traslada a otro mundo. Los helechos verdes te acariciarán la cara mientras observas luz a final de un túnel (Jameo Chico – Lago – Jameo Grande). 

El verde, negro, blanco y azul resaltarán fusionados hasta llegar al lago donde los cangrejos te mostrarán el camino hacia el gran cielo azul. Los cambios de luz, los contrastes internos y externos, el saberte en un lugar donde hace cientos de años discurrió lava hasta adentrarse en el mar formando el Túnel de la Atlántida te mantendrá en un mutismo y una serenidad, a la vez, que serás inconsciente de ese estado hasta que salgas de allí.

La piscina y su entorno te invitan a sentarte y observar la magnitud de la obra. El Auditorio te dejará con la boca abierta en cuanto bajes el primer escalón. Ubicación sublime de desfiles de alta costura, conciertos y arte puro

La Casa de los Volcanes es uno de los observatorios y centros vulcanológicos más completos que existe. Descubrirás que la última erupción volcánica fue hace mucho menos de lo que imaginas y que las Islas Canarias y en concreto, Lanzarote, es un lugar en el que nada parece lo que es

Visitar Jameos del Agua en tu paso por Lanzarote y observar su grandísimo poder y creatividad artística debe ocupar un espacio privilegiado en tu visita a la isla. 

 

¿Y a ti, qué te ha hecho sentir entrar en Jameos del Agua?