fbpx
Seleccionar página

La hora de salvar el planeta ha llegado.

Con la COP26 también conocida como la Cumbre del Clima de Glasgow, el tema del cambio climático ha vuelto a encenderse.

Altas emisiones de CO2, deshielo, aumento del nivel del mar y comportamiento inesperado de la naturaleza han sido algunos de los aspectos claves más debatidos en este encuentro mundial.

¿Pero de qué se está realmente hablando en las redes?

Te suena un cierto: ¿Blah, blah, blah?

Porque el cambio climático, blah, blah, blah; el deshielo y la necesidad de frenar la subida del mar blah, blah, blah; el compromiso mundial de salvar el planeta tierra blah, blah, blah.

Greta Thunberg ha vuelto a sorprender con un nuevo lema hecho de blahs pero que esconde nuevas reivindicaciones, exigencias y mucho enfado.

Algo evidente y que se dejó claro en la cumbre fue que la naturaleza se está rebelando frente al comportamiento humano y todos lo sabemos.

No hace falta ir a Tuvalu, una de las islas más pequeñas de la Polinesia, para ver que el nivel del mar se está apoderando de la tierra.

El problema lo tenemos en casa ya que, de la misma manera que Tuvalo, también Lanzarote podría verse afectado por la subida del mar.

Más de 62 kilómetros de costa podrían estar en riesgo de inundación.

¿Quieres ver los posibles efectos de la subida del mar en Lanzarote? pincha aquí.

La zona costera de Arrecife es la que mayormente se vería afectada, pero no se descarta que en apenas 30 años zonas como el Islote de la Fermina o el Charco de San Ginés también podrían inundarse.

Frenar un efecto dominó es ahora la prioridad estrella y para ello energías renovables, limpias y sostenibles son las alternativas más viables al problema.

Lanzarote no se queda atrás en esta lucha, convirtiéndose en uno de los lugares más privilegiados para el estudio de alternativas sostenibles gracias su capacidad de adaptación natural al aumento de las temperaturas.

Entre las principales alternativas tecnológicas nacidas del estudio del entorno Lanzaroteño destacan por ejemplo, el Electrovolcán, creado por David Arraiz. Su función es aprovechar las anomalías térmicas de Lanzarote, como puede ser el magma atrapado bajo la superficie. El objetivo final es aprovechar ese calor atrapado para producir energía geotérmica.

Por otra parte, otra opción sostenible es el uso del Picón, más bien conocido como una arena volcánica gruesa, seca y de color negro. Su capacidad de retención de la humedad y protección frente a los agentes meteorológicos más adversos, hace que sea apta no sólo para el cultivo (La Geria es ejemplo de ello), sino también de ser utilizada como alternativa sostenible en áreas afectadas por la desertificación.
Lanzarote por su mar, su tierra y su temperatura se considera así un lugar perfecto para seguir estudiando y ofreciendo alternativas al cambio climático.

No sólo volcán y playas en la isla, sino alternativas y esperanza hacia un futuro más sostenibles.

 

¿Conoces otras alternativas sostenibles unidas a nuestra isla?

 

Fuentes: