CCBIOSFERA_GEOE_GTM_HEAD
Seleccionar página

Ernest Hemingway dijo que hay que hacer cuatro cosas en la vida, tres de las cuales son bien conocidas.

Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.

Según el novelista premio Nobel de Literatura, enfrentarse a un toro sería la cuarta.

Hoy en día podría decirse que cualquier escritor cumple perfectamente con dos de estos cuatro objetivos: por supuesto escribir un libro y enfrentarse a un toro.

Exacto: enfrentarse a un toro.

La literatura, el periodismo, la información de masa se ha trasladado a la pantalla digital y se ha adaptado a las exigencias de la sociedad.

Los escritores han tenido que coger el toro por los cuernos y acostumbrarse a escribir para un público cada día más exigente. ¿Pero qué hay del lector?

El público actual, sea millennial o generación Z se ha volcado en el mundo de la digitalización descubriendo una nueva forma de lectura con más luz y sin olor: el e-book.

 

¿Sabías que el e-book fue inventado por una mujer?

 

Ángela Ruíz Roble patentó en 1949 un dispositivo mecánico creado para facilitar el aprendizaje de los alumnos. A pesar de su patente, la creación del e-book se le atribuyó al americano Michael Hart en 1971 quien impulsó el Proyecto Gutenberg y cuyo principal objetivo fue la digitalización de textos.

Independientemente de la titularidad del invento, la venta de libros digitales ha aumentado de una forma exponencial en los últimos años y mas en concreto en el 2020 cuando, como consecuencia de la pandemia, el lector medio decidió comprar más.

El mercado del libro digital ha alcanzado 115,7 millones de euros en 2020 y la cifra sigue en aumento.
No obstante, la lectura en papel y su valor simbólico siguen siendo muy apreciados por los lectores clásicos quienes no renuncian a la tapa dura y luchan por sus hojas.

 

 

El debate sigue abierto: libro en papel vs libro digital.

La experiencia de la lectura sigue siendo unas de las principales motivaciones para los amantes del papel. Se supone que poder tocar sus hojas, anotar de puño y letra cada detalle y añadir marcadores manteniendo un contacto directo con el libro son algunos de los pequeños detalles más valorados.

Por otra parte, el e-book se convierte en el aliado de la comodidad, funcionalidad y ligereza. De hecho las ventajas asociadas al e-book son muchas:

  • Sostenibilidad: para los defensores de los árboles, el e-book es una opción maravillosa para la preservación del medioambiente.
  • Comodidad: ligero y de tamaño reducido. En él caben tantas páginas como quieras y el peso no varía. Puedes leerlo en cama, sentado, tumbado y su tamaño hace que puedas llevarlo a cualquier lugar.
  • Opciones de lectura: búsqueda de definiciones, traducciones, ajuste del tamaño de la tipografía, opción de subrayado y anotaciones. Todo en un solo dispositivo.
  • Luz: de día o de noche con más brillo o sin brillo. La opción de ajustar la luminosidad según las preferencias del lector hace de este dispositivo una herramienta estupenda para una lectura más fácil.
  • Acceso a millones de títulos: un nuevo libro en un sólo click y tu biblioteca siempre contigo.

Es evidente que el libro digital ha venido para quedarse y que el libro en papel destaca por su rol de luchador.

Pero no todo es negro o blanco, tinta o pantalla. Sólo la experiencia del lector dará la respuesta a este debate.

Y tú que eres: ¿e-book o papel?

CCBIOSFERA_GEOE_GTM_BODY