fbpx
Seleccionar página

¡Todos los que formamos parte del equipo CC Biosfera Plaza te deseamos una Feliz Navidad y un muy Feliz Año 2020!

 

Pero… ¿¡Por qué celebramos la Navidad!? Qué gran pregunta. La respuesta sería muy sencilla si nos quedamos en lo más superficial: por las vacaciones, los regalos, las comilonas, excusa para comprar y estrenar modelitos… Vamos a profundizar, que no podemos acabar esta década sin saber una cosa más 😉

Historia de la Navidad:

Érase una vez… ¡Que nooo! Vamos a contar la verdad. Asociamos, erróneamente, el origen de la Navidad con mitos y leyendas católicas porque lo relacionamos con el nacimiento del niño Jesús; es un error. Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

 

El origen pagano de la Navidad

Nos tenemos que remontar a la época del Imperio Romano y su adoración en torno a la figura de Saturno para entender el origen, tal y como la conocemos hoy, de la Navidad.
Saturnalia romana: festividad romana que representaba el solsticio de invierno en el que honraban la imagen del dios Saturno. Durante los días que duraba el festejo, los romanos se pasaban de vueltas con la bebida y la fiesta, algo que los cristianos que existían en aquella época no veían bien y querían erradicar. Se dice que la Navidad surgió como un contraataque cristiano para aplacar y ensombrecer la celebración alrededor de la figura de Saturno, rey del Sol (en inglés “sun”). El cristianismo decidió asignar el 25 de Diciembre como el día de nacimiento del hijo de Dios (en inglés “son”).

Imagen de portal.clubrunner.ca

Cuando la religión cristiana se extendió e impuso en todo el Imperio Romano, la Navidad fueron declaradas como fiestas cívicas por el rey Justiniano. Le duró poco, en la Edad Media la fiestas pasaron a convertirse en días para beber y estar de fiesta; lo que viene siendo la Navidad hoy en día 🙂

En otras culturas y civilizaciones también adoraban a este dios del fuego y del sol, pero conocido con otros nombres: En Egipto era Vulcano; Cronos para los Griegos. Tamuz o Nimrod (cuando resucita de su hijo) para los Babilonios o Moloc o Baal para los druidas.

La historia cuenta que Saturno era considerado un devorador de niños; ser el padre de los dioses conllevaba mantener una imagen intachable y recta. Como dios del fuego y del sol, sacrificar a los niños para venerar a Saturno provenía de la creencia de la divinidad del fuego como purificador de pecados y defectos que se pasaban de generación en generación lo que llevaba a quemar a los niños para limpiar las generaciones.

 

De dónde viene lo de Santa Claus

Santa Claus es conocido por diferentes nombres, pero todos tienen el mismo fondo (a día de hoy): Es el hombre rechoncho de barba blanca y gran barriga que viene la noche del 24 de diciembre a dejar regalos para todos bajo un árbol cargado de luces de colores tal aeropuerto, con bolas rojas, verdes y amarillas compradas a última hora en el chino.

 

 

Pero su origen es muy distinto. Y es que aunque ahora nos referimos a Santa Claus por San Nicolás, el origen es más aterrador; proviene del dios Nimrod en Asia Menor. Durante la época romana los regalos se entregaban a los niños y a los pobres. Los druidas sacrificaban a los niños para y por el dios que veneraban en estas fechas: Moloc o Baal. De la misma forma que Nimrod o el Santa del pasado, devoraba a los niños hoy es bueno con ellos y les traen regalos.

 

Por qué nos damos regalos en Navidad

Volvemos a remontarnos a la época romana cuando en Saturnalia se intercambiaban regalos unos con otros para celebrar y festejar la adoración al dios del fuego y del sol. El día 25 de diciembre se celebraba el nacimiento de Mitra (dios iraní de la Justicia) y en las tierras ocupadas por el Imperio Romano, el culto a Saturno. Las Saturnales se celebraban entre el 17 y el 23 de diciembre, los días más cortos del año (solsticio de invierno) y el día 25 de diciembre era considerado el nacimiento del nuevo sol.

 

 

La iglesia católica contraatacó instaurando la idea de que Jesús (el hijo de Dios) nació el 25 de Diciembre porque era la única forma de sustituir y abrumar la fiesta pagana de Saturnalia. En tramos de la historia les salió bien la jugada, pero hoy en día la cultura de consumo y la celebración de cualquier tipo de fiesta que suponga gastar, salir de fiesta, beber y pasarlo bien, ha borrado de un plumazo la no relación Navidad – Religión. 

 

> Encendido de las luces de Navidad en CC Biosfera Plaza <<

 

Este año ha sido intenso, bonito y muy emocionante en el CC Biosfera Plaza. Esperamos poder ser tu punto de reunión, de compras de grandes marcas de moda, maquillaje y complemento en la nueva década que estamos a punto de inaugurar: ¡el 2020!

De todo corazón nos despedimos deseándote lo mejor para estas fiestas y que comiences el Año Nuevo de la mejor forma posible: ¡Siendo (aún más) feliz!

 

Ahora que ya conoces un poco más sobre el origen de la Navidad y todo lo que le rodea, cuéntanos qué es para ti la Navidad, cómo la celebras, dónde y si te apetece, con quién 😉

 

¡Feliz Navidad desde CC Biosfera Plaza!